Historia del outsourcing de nómina

Para poder entender más acerca de este tema, es necesario partir del significado de Outsourcing de nómina, el cual es un neologismo (palabra nueva que aparece en una lengua), cuya traducción es Subcontratación, misma que implica un proceso a través del cual una empresa o institución delega la realización, de inicio a fin, así como el seguimiento a cierta parte de sus actividades o servicios, a otra empresa; dicho de esta manera, podemos deducir que una firma identifica una porción de alguno o algunos de los procesos del negocio que, sin ningún problema, se pueden desempeñar de manera más eficiente o con mayor efectividad por otro corporativo que cuente con lo esencial para realizar dicha actividad a delegar. Por tanto, esta empresa únicamente es contratada para desarrollar esa actividad del negocio.

outsourcing de nomina

El delegar este proceso a alguna institución permite que la empresa se enfoque en la parte o función principal de su negocio, de tal modo, que se aproveche de la mejor manera el tiempo de cada uno de los colaboradores y de alguna manera no pierdan tiempo realizando dicha actividad.

Un Outsourcing puede brindarte múltiples servicios que ya existen en el mercado, pero podemos destacar uno que hoy en día en pleno siglo XXI ha tomado gran auge y relevancia dentro de las instituciones, el cual es conocido como el servicio que brindan los Outsourcing de nómina del proceso de las nóminas. Sabemos que todo negocio tiene que manejar la nómina, sin embargo, existen diferentes firmas especializadas que pueden realizar este trabajo a un menor costo del que podría manejar cualquier empresa.

La empresa que contrata provee información básica acerca de su personal, la firma contratada se encarga de calcular los pagos y de hacer los cheques. Esto resulta más económico ya que se evita tener todo un departamento encargado de la nómina, pagar los salarios de la gente del departamento y correr con gastos como seguridad.

 Antecedentes

 El Outsourcing es una práctica que tiene inicios en la era moderna, cabe mencionar que este concepto no es del todo nuevo, ya que muchas compañías competitivas lo llevaban a la practica como una estrategia de negocios.

Al comienzo de la era post industrial se inicia con dicha competencia en mercados globales.

A partir de la segunda guerra mundial, las empresas intentaron concentrar en ellas la mayor cantidad posible de actividades, de tal modo, que no tuvieran que depender de los proveedores, desafortunadamente, esta estrategia solo resulto efectiva en sus inicios y con el tiempo fue haciéndose obsoleta con la globalización y el desarrollo de la tecnología, debido a que por más que los departamentos de una empresa intentaban mantenerse actualizados y al mismo tiempo ser competitivos, como lo hacían las diversas agencias independientes especializadas en un área,  no lo lograban, ya que la capacidad de servicio en el acompañamiento de las estrategias implementadas para el crecimiento, eran insuficientes.

Sin embargo, este concepto comienza a ganar cierta credibilidad, de gran importancia a principios de la década de los setentas, con un enfoque de mayor relevancia en las áreas de información tecnológica de las empresas.

Dentro de las primeras empresas que hicieron uso de los modelos de Outsourcing de nómina tenemos a EDS, Price Waterhouse y Arthur Andersen, entre otros.

El termino de Outsourcing fue acuñado en 1980, como resultado de la creciente descripción para las grandes compañías que transferían sus sistemas de información a diversos proveedores.

El Outsourcing, a nivel mundial, alcanzó en 1998 una cifra de negocio valorada por millones de dólares .

Ahora bien, es importante mencionar que respecto a los antecedentes en nuestro país, a diferencia de lo que está sucediendo o ha sucedido en otros países, el outsourcing apenas comienza a manifestarse e intenta poder expresar lo que realmente es, pero, por la misma razón, ofrece muchas posibilidades de hacer negocios para los empresarios independientes o micro empresas que se apoyan de todas sus fortalezas, de tal modo, que puedan ofrecer un servicio o producto a empresas grandes.

En México se tiene entendido el termino Outsourcing como aquella estrategia de negocios que da la pauta para encargar a un socio externo el desempeño de algunas funciones (no estratégicas), continuas en una empresa (entendiendo que no se está alejado de la realidad, sin embargo, muchas de las empresas que deciden contratar este tipo de servicios lo hacen para deslindarse de responsabilidades y a su vez evadir algunos impuestos, lo cual ya no es tan viable desde inicios del año 2017).

Hace más de 40 años inició en México esta nueva forma de generar empleos e ingresos. Esto sucedió cuando las compañías contrataban los servicios de limpieza y vigilancia de otras compañías; más tarde, comenzaron a contrarse los servicios de mantenimiento y comedor y así sucesivamente hasta llegar a la actualidad, implementado áreas de reclutamiento y selección de personal, sistemas de información, relaciones públicas, mantenimiento de sistemas y procesamiento de datos y sistemas de información, por mencionar algunas.

Ha tenido gran evolución el concepto de outsourcing de nómina, ya que con anterioridad las empresas solían apropiarse de todos los procesos que se necesitaban para la producción de bienes o para ofertar para ofrecer servicios, desafortunadamente, mantener la infraestructura material y humana implicaban altos costos, para lo cual comenzaron a generarse facturas de altas pérdidas financieras, con muy poca efectividad en términos operacionales, y con gran rigidez en la respuesta del mercado.

La flexibilidad de este tipo de empresas comenzó a tomar fuerza a mediados de los años ochenta, ya que esta proponía la opción de contratar servicios externos para algunos procesos de producción.

Ahora bien, en la presente década, el ámbito organizacional ha cambiado y ha logrado tomar rumbo a la reubicación de los servicios y recursos que permitan el crecimiento y la especialización de los negocios.